¡Salinas de Maras a expensas de la mafia!

Salinera de Maras, Patrimonio natural de la Nación
Hace cuatro años, el pueblo de Maras vive sometido y extorsionado. La empresa MaraSal S.A. se ha autoproclamado propietaria exclusiva de este patrimonio nacional y natural de nuestro país, tal como lo revela el Dr. Ricardo Noriega Salaverry quien, como abogado defensor de la mediana empresaria, Eufemia Mendoza Acurio, ha podido comprobar como la burocracia en alianza con las autoridades políticas, ha ido corrompiendo jueces transitorios para favorecer el desalojo y apropiación de un bien que se supone, debería estar protegido.

La comunidad Salinera de Maras, se ubica en la ciudad de Urubamba-Cusco, los lugareños aprovechan la sal que se genera en sus pozas naturales para tratarla con yodo y venderla. Uno de estos casos exitosos es el de la mediana empresaria, Eufemia Mendoza Acurio, quien lleva más de 20 años dedicada al oficio de la extracción de sal pero ella al igual que los demás comuneros, han visto empañado su trabajo por la injerencia de una mafia que extorsiona, esclaviza y confisca terrenos sin remordimiento alguno. 

“La Salineras de Maras son un patrimonio de la Nación. Tienen un poco más de 400 comuneros, quienes cuidan y administran dichos bancos de sal porque hasta el momento, el Ministerio de Cultura que es la entidad que debería tomar jurisdicción, no lo ha hecho. En este momento la salinera se ha convertido en un verdadero lucro para MaraSal S.A. porque se calcula que ingresan a las salinas tal vez, la misma cantidad de turistas que a Machu Picchu. Si por cada ingreso pagan S/. 10.00 y hemos descubierto una falsificación de boletos y documentos, cuyo tema ya está en la parte legal de la SUNAT, son pruebas más que contundentes para actuar y exigir justicia”, agrega el letrado. 

Un caso emblemático 
La Sra. Eufemia Mendoza, fundadora y comunera de las Salineras de Maras, es dueña de la fábrica Kachi Wasi. La exitosa comerciante fue condecorada con la Orden al Mérito de la Mujer 2017, pero está a punto de ser desalojada de su propio centro de labores, por la empresa MaraSal S.A. la cual ‘aduce’ ser ahora la nueva dueña por ‘voluntad’ de la familia Mendoza. 

Dr. Ricardo Noriega Salaverry
Es aquí donde su abogado, el Dr. Ricardo Noriega Salaverry, toma conocimiento real del caso y explica las verdaderas razones por las cuales la empresa MaraSal S.A., estaría actuando con tanta prepotencia en dicha jurisdicción. 

“El espíritu de mi defensa va en el sentido que durante cuatro años, la familia de la Sra. Eufemia Mendoza ha sido estafada y amenazada con riesgo de su vida y la de su familia, por lo cual he pedido garantías a la Prefectura de Maras, porque la empresa MaraSal S.A., que no tiene propiedad sobre la salinera, está fungiendo como propietario y presionando a la Sra. Eufemia con un contrato de alquiler atípico, que le da un permiso productivo por seis meses. Entre los actos delictivos de estos usurpadores es que vencidos los seis meses, empezarán todo un proceso de desalojo contra esta familia y es casualmente lo que ya han iniciado”, explica el Dr. Noriega Salaverry. 

Autoridades de oídos sordos 
Según manifiesta el abogado, “el director de cultura del Cusco Ingeniero Zootecnista Vidal Pino Zambrano, está evadiendo la situación. “El funcionario, a través de su secretaria la Sra. Germania Medrano, nos confirmó una reunión para el pasado 10 de abril burlándose de nosotros al no presentarse”, refiere, inclusive el Sub Prefecto también ha manifestado que corre peligro, ya que vive en Maras, por lo que recomendó al abogado defensor presentar su solicitud en Urubamba. Al cierre de esta nota el Dr. Noriega Salaverry nos confirmó que también está siendo víctima de amenazas. 

IMPORTANTE: Los afectados hace un llamado al Sr. Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski y al Ministro de Cultura, Salvador del Solar, para que ordene que en las Salineras de Maras, se forme un Comité de Administración dirigido por el Ministerio de Cultura y los productores, evitando así la usurpación actual e infiltración de usurpadores.


Comentarios