“Ordenanza gay” es el nuevo circo de Villarán

Luego de haber alzado su voz de protesta contra el Cristo del Pacífico, pedir al Presidente de la República tumbar el muro del Tren Eléctrico en Villa María del Triunfo y apoyar la creación de la denominada “Zona Rosa” en la capital, la alcaldesa Susana Villarán regresa al ojo de la tormenta gracias a una singular propuesta promovida por uno de sus regidores y que ella misma apoya abiertamente, a través de la imposición de la “apología gay” en la ciudadanía. De prosperar este pedido, ¿estarán las iglesias, colegios y comercios preparados para la próxima “revolución psicoemocional” que enfrentará nuestra sociedad?

La alcaldesa de Lima parece no haber entendió aún que lo que esperan los capitalinos, es el cumplimiento de sus promesas electorales y no abrir debates que ponga en tela de juicio el significado de lo que está permitido moralmente o no por el común denominador de la sociedad. Esta última semana, todos fuimos testigos de una serie de opiniones que en su mayoría se oponen a que se les imponga un determinado concepto de orientación sexual, para “tolerar” las muestras públicas de afecto homosexual en cualquier espacio abierto, como lo han venido haciendo por años los heterosexuales.

Tras conocer la intención del regidor Manuel Cárdenas Muñoz, de impulsar una ordenanza que promueva la igualdad de género y evite la discriminación por orientación sexual en comercios, escuelas e iglesias, las opiniones no se dejaron esperar, coincidiendo todas, en que la alcaldesa busca imponer la “ideología gay” violentando las creencias de la sociedad limeña, que está acostumbrada a que el modelo de afecto físico sea siempre representada por personas del sexo opuesto y no por las de un mismo género.

De acuerdo a la ordenanza, las nueve prácticas discriminatorias contra las cuales se buscaría luchar, tendrían como meta establecer el 31 de mayo el "Día Metropolitano de Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género" en la capital, que en la práctica sería el establecimiento del “Día del Orgullo Gay”, que por mucho tiempo ha sido esperado por un sector minoritario de nuestra sociedad.

La norma que además establece sanciones de hasta 1,800 soles y con revocatoria de licencia incluida, para quienes no exhiban un cartel con la frase “Esta ciudad y este local promueven la igualdad por identidad de género y orientación sexual”, ha provocado que los empresarios alcen su voz de protesta ya que en vez de aportar, dividiría aún más a nuestra sociedad la cual no tendría que enterarse que personas son gays, lesbianas o transexuales.

Papelito manda…
Dentro de los puntos a acatar y que son señalados por la ordenanza, se encuentran por ejemplo la realización periódica de programas y campañas de sensibilización, educación y atención, para contrarrestar el estigma y la discriminación por orientación sexual e identidad de género, así como para la disminución de la homofobia; la incorporación de planes, programas y servicios el tema de la diversidad sexual como eje transversal; promover la opción sexual de personas homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales, denominados “gays”; exhibir en un lugar visible un cartel que diga "No a la discriminación"; retirar carteles que consignen frases discriminatorias, tales como “buena presencia”, “se reserva el derecho de admisión” u otras similares; establecer el 31 de mayo como "Día Metropolitano de Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género"; aceptar muestras públicas físicas de afecto en locales comerciales de atención al público en general y/o en espacios públicos, incluyendo escuelas, aceptar la matrícula en colegios y su participación en organizaciones culturales para que no discriminen a los niños por su orientación sexual, a los jóvenes ni a los adolescentes, sólo por citar algunos.

Lo más anecdótico de este asunto es que si bien aún es una propuesta y aún se encuentra sujeto a modificaciones, ya ha generado más de un conflicto por haber sido presentada sin haber contado desde un inicio con la opinión de los vecinos ni de representantes de la sociedad civil. Es por ello que tratando de enmendar tal error, se realizó un foro público para contar con un respaldo favorable hacia la ordenanza, pero no prospero debido a la intolerancia de los panelistas quienes condicionaron a que si los presentes no opinaban de forma positiva al el texto presentado, “se atendrán a que esto salga tal cual fue presentado".

¿”Ideología gay” en las escuelas?
Difícilmente los padres de familia peruanos estarán de acuerdo con que a sus hijos e hijas les enseñen en el colegio que la homosexualidad, la transexualidad o la bisexualidad son opciones válidas para vivir la sexualidad abiertamente, pero ¿qué hacer cuando ahora la administración municipal de Lima, asuma la dirección de los colegios en la ciudad y promueva esta práctica?, ¿es acaso ésta la educación que esperamos para nuestros hijos?.

De acuerdo al artículo 10, inciso 3 del borrador de la propuesta, se lee textualmente: “Los contenidos, métodos o materiales pedagógicos buscarán corregir las actitudes discriminatorias de los educandos e incentivarán un ambiente inclusivo en la escuela” (Lo que por supuesto es correcto. Ningún niño debe ser tratado mal). Pero en el inciso 4 añade: “Los cursos de orientación sexual deben de ser inclusivos y no limitarse a estudiar las relaciones heterosexuales”. Es decir, de aprobarse esta ley, los profesores de las escuelas estarían en la obligación de enseñar a los niños (de acuerdo a los nuevos textos) que la unión sexual de un hombre con otro hombre es tan buena como la unión sexual de un hombre con una mujer; y que es “natural” y normal, elegir sin reparos ser lesbiana, travesti, transgénero, homosexual (gay) o bisexual.

La promoción e imposición es tal, que este proyecto incluye una modificación al código penal en su artículo 323º, el cual quedaría así: “El que, por sí o mediante terceros, discrimina a una o más personas o grupo de personas, o incita o promueve en forma pública actos discriminatorios, por motivo racial, religioso, sexual, identidad de género, orientación sexual con el objeto de anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos de la persona, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos años, ni mayor de tres”. En resumen, si nos parece que la unión homosexual es incorrecta porque es anti natural, y por lo tanto no debe ser promovida, y se expresa públicamente, el responsable terminará en la cárcel.

Al respeto, los representantes de las APAFAS ya han sido convocados para las próximas reuniones, con el fin de conocer su opinión al respecto y ver la forma de darle viabilidad al documento del cual la alcaldesa es defensora acérrima.

¿Sodoma en Lima?
El Perú es un país de reconocido fervor religioso donde predominan muchos católicos y cristianos, y para la religión, cualquier idea que promueva la conducta homosexual “en nombre de la igualdad” podría considerarse como una aberración de la naturaleza.
En ese sentido y desde mucho antes, dignos representantes de la Santa Iglesia Católica se han manifestado en contra del mal llamado “matrimonio homosexual” tal como lo expresaron en su momento el Cardenal Juan Luis Cipriani y el Monseñor Luis Bambarén.

Si uno puede “casarse” con alguien del mismo sexo, entonces no nos extrañemos que pronto también se hable de unión entre padre e hijo, madre e hija y quién sabe, hasta pedir matrimonio o unión civil entre una persona y un animal.
Hay que recordar que ésta “loca propuesta del matrimonio homosexual” como bien la llamó Castañeda Lossio, no fue respaldada por la ciudadanía en la campaña electoral, pero como van las cosas, puede volver a insistirse tal como avanzan estas manifestaciones.

Frente a todo esto, es importante recordar que las minorías sexuales merecen ser respetadas y no expuestas a la burla o crítica masiva tal como se ha venido haciendo hasta ahora. El claro acercamiento de la alcaldesa Villarán hacia este sector y que lo puso de manifiesto durante la última marcha gay realizada en Lima, lejos de ayudarles les perjudica pues no solo los expone a que la ciudadanía sepa que ciertos vecinos suyos, se sienten “orgullosos” de saber que no pueden identificarse con su sexo establecido y peor aún exijan ser respetados, sin siquiera llevar un orden en su vida. Aquí no hablamos de estereotipos fijados por la sociedad, solo de diferenciar los hechos existentes del escándalo.

OPINAN:

Salvador Ode
Experimentado empresario del centro histórico de Lima y ex regidor de la Comuna Metropolitana: “Ojalá que la proyectada “Ordenanza Gay” no prospere, para evitar discriminaciones que a nada nuevo conducen”.

Manuel Cárdenas Muñoz
Regidor que encabeza el proyecto de ordenanza: “Debemos legalizar una serie de problemas que tiene la población de Lesbianas, Gays, Transgéneros y Bisexuales”.

Carlos Polo
Director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute (PRI): “lo mínimo que debería hacer la alcaldesa es respetar la democracia y someter esta ordenanza al debate público. Si se resiste a hacerlo, es porque ya sabe lo impopular de su medida”.

Comentarios