"Me hubiera gustado estar junto a mi padre"


Abencia Meza:
“Me hubiera gustado estar junto a mi padre hasta los 15 años”


Desde que llego a Lima proveniente de Ancash, Abencia Meza nuestra popular “Reina de las Parranditas”, ni siquiera imagino el enorme éxito que le deparaba el destino. Su vida estuvo llena de duras pruebas que empezaron con su entrega a los brazos de un hombre mayor por parte de su padre a los 13 años, el nacimiento de su único hijo a los 15, su lucha diaria por sobrevivir en un Asentamiento Humano y el frustrado robo que casi le cuesta la vida.

“Sé que si mi padre viviera estaría orgulloso de lo que he conseguido”, señala Abencia desde lo más profundo de su corazón. Ella, siempre sonriente y con la amabilidad que la caracteriza, nos atiende frente a lo que será su próximo sauna, restaurante y hotel en Puente Piedra, clase “A”.

“Amo la música pero también tengo aspiraciones de seguir creciendo, es por eso que después de poner mi productora agrícola, una empresa de mobiliario médica y una serie de locales en de Los Olivos, regreso al distrito donde pase gran parte de mi vida y con el cual me siento plenamente identificada”, refiere.

Ya en un plano más personal, “La Reina de las Parranditas”, nos cuenta que llegó a Lima a los 17 años. Vino para trabajar y la oportunidad se la dieron como mesera en una pequeña cantina del mercado de Caquetá. Ahí aprendió a lavar, cocinar y limpiar; siempre bajo la guía y protección de 'Don Hugo', quien confío en ella y le dio la oportunidad de superarse.

“Vine a Lima con mi hijo y viví por varios años en el Asentamiento Humano Virgen del Pilar en Puente Piedra, fue ahí donde se podría decir empecé con la inspiración y luego pase a ofrecer las pequeñas 'parranditas' con canciones junto a otros amigos.

El éxito llego rápidamente y junto a la artista que desde siempre admiro, su amiga y confidente Alicia Delgado, siente que hoy “todo es posible”. “Ando en la base tres todavía así que hay Abencia para rato. Para ella, su más grande tesoro es su hijo y el motor que la llevo a lo que es hoy. “Mi papá me entregó a un hombre mayor cuando era muy niña, le falle al salir embarazada pero eso fue por mi propia inexperiencia. Recuerdo que en una oportunidad mientras vivía con ese señor, él me puso la mano encima y desde ese día yo me aleje de él para siempre, porque nunca voy a permitir que alguien me pegue”, sentencia.

Si hay algún episodio que quisiera borrar para siempre de su vida, es el día en que recibió un impacto de bala cuando unos ladrones intentaron robar en uno de sus locales de Los Olivos, en el incidente también resultaron heridos dos de sus músicos, pero gracias a la voluntad divina no paso de ser un susto.

Hoy Abencia continúa cantándole al amor con más fuerza y se prepara para la celebración más importante que es su aniversario. En cada concierto cumple con su público y aprovecha también para vender entre 150 y 200 discos promedio. Cumple también con su público hasta en las promesas más humildes pues a ellos le debe todo lo que ha logrado.

Comentarios