EOFAP omite información en caso de cadete violada


Si hubo conocimiento de violación contra cadete pero...
EOFAP deberá explicar ahora, omisión de información en sus investigaciones

· Atacante no solo fue ascendido sino protegido para evitar baja.

Por: Rosa María Loyola R.

A seis meses de haberse cometido el abuso sexual contra la cadete Diana Bazán Hidalgo (18) en las instalaciones de la Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea del Perú (EOFAP), la Comisión de la Mujer del Congreso de la República dio a conocer los resultados de sus investigaciones.

EL SOL DE ORO estuvo presente durante la lectura de las conclusiones a las que llegó el grupo de investigación, conformado por las congresistas Rosa Venegas; Zenaida Uribe; Karina Beteta y Alda Lazo, donde se pudo evidenciar no solo la agresión sexual con pruebas fehacientes, sino que se revela que dos meses antes de ocurrir el ultraje, el Alférez Jesús Américo Ferreira Gala (el violador), había venido hostigando a la cadete denunciante con sus rasgos de acercamiento reiterado sin razones de trabajo, superior jerarquía, excesos en el ejercicio de autoridad e incomodidad expresada por Bazán Hidalgo, a una oficial y amigas cercanas y el 14 de diciembre a un oficial, quien no hizo caso de lo sucedido.

Recuento de los hechos

* El 15 de diciembre de 2007, Diana Bazán Hidalgo, cadete del primer año de la EOFAP, se disponía a descansar sin saber que minutos después un acto de violencia sexual cambiaría su vida.

* Dos meses y medio después, Marlene Hidalgo, madre de la agraviada, denuncia públicamente el hecho a los medios de comunicación, acusando al -en ese momento- Alférez Jesús Américo Ferreira Gala (25) de haber violado a su hija, en la base Las Palmas.

* El alto mando de la Escuela de Oficiales de la FAP no admitió ni negó que Ferreyra perpetrara el delito, porque en curso había una investigación. El director de la escuela, general Pedro Seabra Pinedo, informó que el acusado aún permanece en la institución trabajando en el comando de personal.

* Días después de haberse hecho público el hecho, el presunto agresor fue ascendido a teniente. Seabra tuvo una explicación para esta contradicción, afirmando que “el proceso de ascenso se dio meses antes de la ocurrencia de los hechos”, recalcando además que la FAP, “no puede imponer ninguna sanción hasta que las pesquisas estén culminadas”.

* El día 4 de marzo de 2008, llega el caso de abuso sexual a manos de la Congresista Rosa Venegas, quien se compromete a seguir con las investigaciones, desde la Comisión de la Mujer del Congreso de la República.

* La Fiscal Provincial de Lima de la 34 Fiscalía del Ministerio Público de Lima, Dra. Jacqueline Del Pozo Castro, previa queja de la Fiscal de la Nación, formalizó denuncia penal contra Jesús Américo Ferreira Gala, por el delito contra la libertad sexual y violación sexual, en agravio de la cadete con fecha 21 de abril de 2008.

* Desde esa fecha, la cadete viene recibiendo ayuda psicológica en el hospital de la Fuerza Aérea del Perú.


Oídos sordos

Para la legisladora Rosa Venegas, la lentitud en las investigaciones por parte del Consejo de Oficiales Sub Alternos de la FAP, da cuenta del relajamiento en el cumplimiento de las normas disciplinarias propias para un centro como la Escuela de Oficiales de la fuerza aérea peruana, la cual se ha expresado que “mas allá de las charlas que se le daban a los cadetes hay indicios de que en la práctica cotidiana, había poca disposición para tocar los temas de abuso de autoridad o los indicios de acoso sexual”, refiere.

Según el documento presentado por la comisión investigadora del Congreso, “por lo menos dos oficiales, entre ellos el denunciado, llegaron bebidos a la escuela de oficiales de la FAP la madrugada de los hechos. Se les dejo ingresar sin que nadie lo reportara a pesar de que esto esta considerado como una falta disciplinaria”. Del mismo modo, hubo incumplimiento de las reglas sobre los puestos de vigilancia en la madrugada de los hechos.

Serias deficiencias

La conclusión a la que llegan las legisladoras, dan cuenta de que se omitió pedir a los médicos del hospital Las Palmas, que vieron a la cadete a pedido del director de la escuela, informaran si encontraban lesiones compatibles con violencia o forzamiento físico con violación sexual.

Así mismo, no se considero la ley de prevención y hostigamiento sexual como una de las normas de referencia para su trabajo. Tanto la CEAJOS como la CIOS asumieron un sesgo demasiado restrictivo para sus indagaciones, análisis e indagaciones, con el argumento de que su investigación era puramente disciplinaria, no considero importante ni para el recuento de los hechos ni para el análisis, el incluir evidencias o indicios de que hubiera habido violencia o forzamiento físico o violación sexual.

Sin embargo lo más grave, apunta a que la CEAJOS en las conclusiones de sus actas, señala un conjunto de faltas que terminan siendo benignas y deforman la gravedad de las acciones cometidas por el denunciado. Aquí la falta más graves de sexualidad por insinuaciones indecorosas:

a) No incluyo al hostigamiento sexual como una de las faltas disciplinarias cometidas por el denunciado, pese a los evidencias contundentes.

b) Si bien la sanción impuesta fue el pase a retiro del denunciado sus fundamentos pudieron ser más sólidos y quedar más firmes sin las deficiencias mencionadas.

c) En la presentación para las debidas garantías a favor de la cadete denunciante, se apreciaron deficiencias en la escuela, como cuando se indujo a la cadete a que pidiera su baja o en el hospital de la FAP cuando se le trato con excesiva rigidez en cuanto a su tratamiento. Estos tratos inadecuados parecieron señales se severidad excesiva como respuesta a sus denuncias.

d) A pesar de diversas expresiones de modernidad y mayor reconocimiento de los derechos de sub alternos y cadetes, hemos apreciado durante la investigación de este caso y diversas noticias, que en la mayoría de institutos armados y policiales, subsisten rezagos de una manera arcaica y abusiva de entender la autoridad de los superiores, lo que muestra que los cambios en la práctica y en la vida cotidiana, nuestros institutos van más lento que los cambios en la legislación y cartas de derechos lo cual debe ser mejorado, desde la erradicación del abuso de autoridad que debe ser la prioridad de dichos comandos.

Logros obtenidos


Con la denuncia del hecho, no solo se ha logrado obtener justicia por el hecho de violación, sino se logró que entidades como la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Defensa, el Congreso, la Comandancia General de la FAP, así como de la ONG Manuela Ramos y medios de comunicación, presten más atención a estos hechos que no solo reflejan los abusos cometidos al interior de estas sedes sino la forma en la que terminan siendo tratadas las víctimas y agresores en nuestro país.

Con este resultado, el comando respectivo de la FAP luego de tomar conocimiento de las recomendaciones del Consejo de Investigación de Oficiales Sub alternos, dispuso la sanción de pase a retiro por medida disciplinaria del oficial denunciado, esta sanción fue ratificada después de la apelación del sancionado mediante Resolución Ministerial N° 386-2008

Actualmente la cadete denunciante se encuentra reincorporada a sus clases en la escuela de la FAP bajo la modalidad de cuarto externo hasta que su condición le permita reintegrarse plenamente.

Finalmente, el 27 juzgado Penal de Lima abrió instrucción penal contra Jesús Américo Ferreira Gala, por el delito contra la libertad sexual y violación sexual en agravio de la cadete con mandato de detención.

Comentarios