domingo, 29 de mayo de 2011

Voto por el ‘mal menor’ ya no es una opción

Peruanos en su hora decisiva

Estando a solo unas semanas de participar en la contienda electoral de segunda vuelta que decidirá nuestros destinos, la población continúa manteniéndose polarizada ante la pregunta de ¿a que candidato apoyará en las próximas elecciones?. Una de las opiniones más acertadas en lo que va de este tiempo, es la del experimentado Fernando Tuesta Soldevilla, quien desde su blog personal afirma que “si los candidatos presidenciales Ollanta Humala y Keiko Fujimori no lograron conquistar los votos necesarios para llegar a una mayoría absoluta, cualquiera que gane, encabezará un gobierno de minoría, por la cantidad de congresistas”.

Esta es una óptica a la que nadie apunta y pasa desapercibido para los votantes, quienes solo están concentrados en dos personas y ya han olvidado a los representantes de las minorías que consiguieron un escaño y que solo aguardan pacientemente decidir a que partido brindarán su respaldo para los próximos cinco años, desde el Congreso.

Según refiere textualmente Soldevilla, “Con 45 parlamentarios Gana Perú y 36 Fuerza 2011, están lejos de articular una mayoría que les permita realizar sus propuestas más deseadas. Incluso si Gana Perú establece una coalición parlamentaria con Perú Posible sería una mayoría precaria, al igual que la que podría articular Fuerza 2011 con la Alianza por el gran Cambio, Solidaridad Nacional y el Apra”.

Esta realidad tiraría todo un plan de gobierno aparentemente perfecto y pensado en el beneficio de todos, donde se esperaba cumplir una serie de promesas a favor del pueblo peruano, pues no hay que olvidar que para que una promesa llegue a ser cumplida a de ser presentada antes al Congreso para que se estudie y se analice su viabilidad, para finalmente someterlo a voto en el parlamento y concretarlo.

Ante esta posibilidad, nos encontramos con una respuesta aún alta de la ciudadanía que todavía no decide a quien apoyará este 5 de junio y de las que prácticamente depende el destino del país. De acuerdo a las encuestas de sondeo presentadas estos últimos días se confirma el escenario apretado que persiste entre los candidatos, Keiko Fujimori y Ollanta Humala.

Lo más preocupante es que de repetirse el mismo resultado obtenido en la primera vuelta, la ciudadanía inconscientemente favorecería a un candidato que a su parecer “no es el indicado para gobernar”, volviéndose a repetir la figura del desinterés y malestar que por años a sido una sombra y una cadena que por años a ido debilitando los cimientos del país.

El voto en blanco, nulo o viciado ya no puede considerarse una opción de salida, si lo que queremos realmente es iniciar una verdadera transformación que nos haga crecer a todos por igual, participando con una misma idea, dejando de lado egoísmos absurdos que solo restan y continúan una cadena que se repetirá en las siguientes generaciones.

No hay comentarios.: